covid-19-diseno-brote-coronavirus-celula

El milagro humano!

 

Millones de años moldearon la vida en el planeta tierra, y nosotros somos los que hemos recibido ese maravilloso tesoro. Por que la vida de cada uno de nosotros es apenas un suspiro en la etermidad del universo, debemos aprovecharla con sabiduría y buscar nuestra propia felicidad y bienestar.

 

 

El cuerpo humano es el resultado maravilloso de un proceso evolutivo que dio origen a la vida hace más de 3.500 millones de años cuando inicio la vida en el planeta, y cerca de 200.000 años de acuerdo con la datación del primer Homo Sapiens encontrado hasta ahora. Viendo estos eternos plazos que se ha tomado la Madre Naturaleza para idear, crear y refinar nuestros diseños, no es de extrañar que cada órgano y sistema biológico que nos compone, nos parezcan asombrosos, alucinantes y milagrosos. Y es que si nos detenemos a pensar en ello, realmente debiéramos darnos cuenta de que somos verdaderos milagros caminantes; la habilidad de caminar, la capacidad de ver, poder hablar y cantar, la suerte de reír y soñar, pensar e inventar, y para los más románticos, sentir y amar, son todas cualidades que entre muchas otras, nos permiten disfrutar la vida, pero que dependen de una precisa y frágil armonía fisiológica.

El objetivo se aclara un poco; a cada uno de nosotros nos fue dado un tiempo en este mundo, y solo debemos hacer que valga la pena. No estoy hablando de trascender, de escribir un libro, inventar la piedra filosofal o la cura del SIDA; creo en que es más simple que eso, me parece que basta con disfrutar del camino, gozar el paseo, deleitarse con los detalles, escuchar y hacer caso a nuestros corazones, descubrir tus pasiones y en resumen: VIVIR. Pero hay un detalle importante a tener en cuenta antes de terminar esta misión, pues en toda completita, de principio a fin, dependemos de nuestro cuerpo y su estado de salud para hacerlo lo mejor que podamos. 

 

Día a día, debemos siempre hacer frente a las inciertas novedades, heredando las consecuencias de nuestros actos del día anterior; por eso, mientras mejores decisiones tome hoy, mayor será la probabilidad de un mejor mañana. Todos tenemos algún grado de conciencia de la importancia de conservar la salud, pero en ocasiones, gracias a que el diseño de los sistemas de nuestros cuerpos es tan bueno que puede resistir nuestros malos cuidados y malas decisiones por prolongados periodos de tiempo sin ver alterado su funcionamiento, nos olvidamos que esa resistencia estoica no es infinita y finalmente estallará en una enfermedad o pérdida de calidad de vida. No espere hasta que sea demasiado tarde, hágase cargo HOY de su futuro, no hay valor más preciado en él, que sus facultades físicas y mentales.